Páginas

miércoles, 28 de enero de 2015

Por cumplir el reto: Limpiar el refrigerador

Casi, casi termina Enero y con ello el reto que me propuse a inicios de mes, el cual pueden leer aquí. Ha sido un mes muy apurado y de mucho trabajo por eso el tener una lista corta por hacer en la casa me facilito mucho las cosas y no me produjo tanto estrés porque sabía que era muy alcanzable aunque una de esas actividades es de las que más le saco la vuelta pero totalmente necesaria, limpiar el refrigerador.

Déjenme explicarles, en la casita de la esquina cocinamos en casa mucho más y ahora soy más cuidadosa al momento de hacer las compras, ya que no me gusta desperdiciar comida pero con la desorganización de mi refrigerador no sabia a ciencia cierta que me hacía falta y que no y por lo tanto terminaba comprando cosas de más y olvidando aquellas que necesitaba y por lo tanto había que tomar cartas en el asunto.

No sé a ustedes pero limpiar el refrigerador es de lo último que estoy dispuesta a hacer, siempre le pongo peros y termino por no hacerlo y lo peor de todo es que era algo con lo que lidiaba todos los días, varias veces al día y me producía mucha ansiedad, cuando abría su puerta.

Pero siendo honesta ya no podía continuar así, no podía darle a vuelta a algo que era imposible no ver. Si no me creen, véanlo ustedes mismos.






Tal vez por las fotos anteriores piensen que mi situación no era tan crítica, pero ahora verán la realidad de las cosas cuando miren las siguientes, por las cuales pido disculpas por anticipado porque estas fotos pueden herir las susceptibilidad de algunas personas.






Como se dieron cuenta, una vez que removí todo el contenido salió la cruda verdad, pero después de un par de horas de limpiar y lavar los cajones y superficies, ahora mi refrigerador cuenta otra historia.







Y la historia que cuenta es de orden y limpieza y sé que para algunos de ustedes se leerá gracioso pero ahora al abrir el refrigerador se me dibuja una sonrisa en el rostro porque ya no veo un caos y manchas por todas partes ahora veo posibilidades :)

Además al día siguiente que fui a hacer las compras, me fue más fácil porque sabía exactamente con lo que contaba y con lo que no y esta ocasión mi cuenta fue mucho menor, yo lo llamaría a eso ganar-ganar.

Con esta actividad puedo decir que ya casi he terminado con la lista, aunque aún me falta algo por hacer.


Pueden ver mis anteriores actividades de este reto en los siguientes enlaces:

Ya casi termino y eso me hace sentir que he logrado muchas cosas ¿Ustedes han avanzado con su lista? ¿cuál es su actividad menos agradable? ¿se les ha dibujado una sonrisa en el rostro cada vez que ven un proyecto terminado? los leo en los comentarios

No hay comentarios.:

Publicar un comentario