Páginas

martes, 1 de julio de 2014

Ahora si de mango

¿Les ha pasado alguna vez donde visualizan una bebida o comida de cierta manera y al momento de comerlo o beberlo su ilusión se pierde porque no es el sabor que andaban buscando o como lo estaban pensando? Para mi desilusión hace unos días me sucedió esto y me quede sin parte de mi desayuno y con una carita triste.

Tenía en mi refrigerador un mango en su estado de madurez perfecta y se me antojo hacerme un delicioso licuado con espinacas y pepino, corte y pelé los ingredientes y puse todo a licuar mi problema consistió que no me di cuenta que se había ido a la licuadora el hueso del mango (o semilla) y cuando probé mi licuado que se miraba delicioso no lo estaba :( ya que la semilla le había dado un sabor amargo como cuando masticas una semilla de limón. 

Desde ese día me he quedado con la tentación de volver a hacer ese licuado y hoy fue el día que lo volví a intentar.

De mango 2do. intento:
1 mango maduro
1 puñado de espinacas
1/4 taza de nopales picados
300 ml de agua
1 cucharada de chía
1 cucharada de miel

A licuar todo (sin semilla por favor) y disfrutarlo que es un deleite y más en esta temporada de calor.



Leo sus no tan agradables sorpresas culinarias o por qué no, las agradables también en los comentarios.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario